31 d’ag. 2010

Dulces pesadillas

- Estrella de mi corazón…
Yo no te oía, pero tú me llamabas mientras yo, subida a aquél escenario, me dejaba la piel en él.
Era un día nuboso como otro cualquiera de aquella época. Al contrario que en la mayoría de historias que se suelen contar, los pájaros no cantaban, las flores no tenían color, el cielo no era azul, el sol no brillaba, ni la luna tampoco. Las luces iluminaban aquél antro oscuro sin pena ni gloria, alguna incluso se averió durante el concierto.
Era un día nuboso como otro cualquiera de aquella época.
- Canta para mí!
No te veía ni te oía. Ni siquiera sabía si estabas entre los cuatro borrachos que asistían al espectáculo. Sin embargo te sentía y sabía lo que estabas pensando. Para mí era como leer las estrellas mirando con lupa su reflejo en el agua de un charco.

Al acabar el concierto, después de esquivar la evidente proposición sexual de un borracho que hizo que me sintiera un pedazo de carne con guinda (otra vez) y de no recibir ninguna felicitación a parte de la que mis compañeros fielmente me daban después de cada actuación, me puse la chaqueta y salí del antro. La calle estaba oscura. Eran las tres de la madrugada y no había ninguna farola encendida. La única luz que había, aunque débil, era la de una habitación donde una madre intentaba calmar a su bebé, que lloraba y chillaba por quién sabe qué razón. Me hubiera gustado poder unirme al crío.
A partir de ese momento no recuerdo nada más. Creo que me desmayé, me sentía muy débil. Pero al despertarme estaba corriendo bajo la lluvia con la respiración muy agitada y los ojos abiertos como platos, aterrorizada.
- Estrella, hermosa, no huyas, cántame…
Corría desesperadamente, resbalándome y chocándome contra todo lo que encontraba por mi camino, pero no avanzaba. Era como correr en una cinta de un gimnasio.
Entonces miré atrás. Fue cuando descubrí que los sueños te persiguen.

2 comentaris:

  1. alladondevanlaspilasperdidas9/06/2010 2:33 p. m.

    nosé pk, però aquest escrit té algo que el diferencia dels demès.... (sense contar el del que et vas inspirar en un capítol, que no era.. "tan teu")
    potser és algo no tan abstracte... i el punt sarcàstic que li dones (bueno que expliques coses que fan gràcia però amb seriositat) m'agrada.
    El final és sobtat, com els finals dels somnis, dóna un acabament amb una sensació diferent de la resta de l'escrit.

    Però una cosa..... segur que s'escriu "nuboso"?? no és "nublado"?? :O



    (i)!! :D

    ResponElimina
  2. Que bé, sempre ho entens tot! ^^ La veritat és que sí que és diferent, jo també m'he sentit diferent en escriure-ho. Potser pel fet que feia la tira que no escrivia, i en relació amb això em semblava que havia crescut molt. Però és com si es tractés d'un creixement amarg. No volia penjar-lo, perquè no em va agradar. Però al final vaig decidir fer-ho, perquè era quelcom que m'havia sortit de dins, i encara que no fos preciós ni tingués gaire qualitat... era un altre tros d'ànima :P El primer en molt de temps.

    Suposo que canta molt, però està bé que t'hagis fixat en la paraula "nuboso". És un sinònim de nublado, però sona més esponjós. No sé si ho aconsegueixo, però vull transmetre que no són típics núvols de tempesta, que cobreixen tot el cel amenaçadors, sinó que són núvols com els d'un dia de sol. Però foscos.

    Gràcies, lectora i amiga fidel (i)

    ResponElimina